Utopía

El reto de Lidia





La ancianidad moderna

cabalga al futuro,

con el bastón reparte cariño

entre balbuceos, berrinches

y algún grito.

Adelanta a la dama

custodia el tesoro.

Un cheque devuelto

abraza su corazón.

La ancianidad que queda

sigue luchando,

recursos que tumban

leyes mortales.

¡Cayó la eutanasia,

adiós a la residencia!

El hogar, trinchera de guerra

fue David contra el Goliat

de la ideología.


1 Comment

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s