El resurgir

El reto de Lidia





El humo fue disolviéndose, solo quedaban piezas rotas de aquellos robots.

Vicrot salió de su escondite y lloró al ver a su familia muerta. Él cogió una foto de su mesilla y en una mochila juntó sus pertenencias. A su paso cada lágrima abonaba la tierra y un sendero de flores captó la atención de la joven hada.

Ella esperaba una señal para su misión y ahora vuela más rauda.

Vicrot llegó al bosque al anochecer, el sonido de violines le hizo dormir. El hada empezó el ritual de humanización, el primero de muchos.  

2 Comments

Responder a misletrasliterarias Cancelar la respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s