¿Coronas?

El reto de Lidia.

No quiero tiaras que congelan la mente,
bailando al compás de los trajes forrados.
Ni coronas envueltas en mortajas,
frías como los vacuos aplausos sangrantes.
Tampoco torres ilusorias engullidas por el olvido,
alturas que nublan la razón y dejan los pies flotando.

¿Para qué estar colgado del pedestal solitario,
mi tesoro vale más que cualquier contrato?

Las espinas ceñidas cortan los cables,
vuelo a mi ritmo en un manto de sombras
sin focos que cieguen mi rumbo.
Al amparo del silencio gritan mis actos,
encienden la llama verde en la oscuridad.

 

2 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s