Testigo

El reto de Lidia

La luz llegó tarde a su turno y la noche pagó su peaje.
La testigo estaba desolada, después de salir del encierro de plástico no pudo dormir en toda la noche. Un minucioso examen la última prueba para salir en libertad aunque seguía atormentada por las visiones de lo acaecido en el observatorio.

-Padre, esa taza lo debió pasar muy mal.
-Pues peor le fue a la linterna, sigue intermitente cada luna nueva contando en Morse la tragedia.

 

 

2 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s