Derechos humanos

Papeles mojados
lanzados al estiércol,
las fuertes palabras
enterradas en el desierto.

Letras desconocidas
en los cuerpos hinchados
que yacen al sol.

Sufren muchas amenazas,
vistas como antiguallas
de plumas tenaces.

Los altos muros dorados
lanzan fuego contra ellos
mezclándose con los ratones
esperanzados abriendo huecos.

Esperan llegar a todos
sin saber cuándo
estarán implantados.

En su día de celebración
demos la voz a los mudos,
cortemos las mordazas,
impulsemos el vuelo y
llegarán a todos los pueblos.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s