Aquella

Aquella la desnudaste; en esas patadas se desvanece la fuerza de tus palabras, alejas el hogar en cada dedo.

Aquella en la cuneta, aquel lisiado por los perros que soltaste… Los olvidados te debilitan en cada paso, se enfría el lar, la fiebre amarilla estalla y el malo empieza a poseerte.

Aquella eres tú, desfigurado en cada disparo, la casa desvencijada por las lejanías forzosas.

Aquella es tu condena.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s