Regreso

El reto de Lidia.

El ojo se pasea cada día por el parque; perdió la luz desde aquel día cuando la sombra raptó su tesoro.

Las máquinas no encuentran motivos para seguir tecleando, en ese crac intenso que encadenó la amargura en el pueblo.


Después de tantos años de silencio, unos aullidos rompen la noche. Los caballos vuelan y vuelven las teclas a su trabajo al compás de balbuceos.

			

1 Comment

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s