Confinamiento

Susurros en los alto, árboles durmiendo al sol, pájaros que vuelan bañándose al atardecer. Las sirenas patrullan el asfalto, los silencios hablan claro desde sus atalayas.

Miramos desde el cristal abriendo la puerta trasera, golpeada por etiquetas a la que cierra la llave de los despidos.

En los pasillos blancos caen muchas hojas, los grifos enmudecen ante la distancia.

Lo invisible inicia la función dejando al descubierto las paraetas inicuas, las enfermas estructuras del bienestar. Hay demasiados enchufes atando la corriente.

En esta contienda cada día construimos el mañana.

 

2 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s