la maldición

El reto de Lidia

Drek estaba débil, los pasos más cerca.
Salió corriendo hacia ese resplandor, caía, volvía a levantarse, así era su huida. El crepitar de las sombras marcaba el ritmo, envueltas en llamas se retorcían.

Despertó entre cables en un tipi, un oso vigilaba la entrada.
Una noche ya no vio ningún animal sagrado, solo unos ojos verdes que le decían
—Has llegado a tiempo.

Siempre le acompañaría esa sonrisa siniestra del tótem.

3 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s