Nuevo año con otros ojos

Un nuevo año, más vida que beber a cántaros. Centímetros de sabiduría que me hacen ser más listo aunque esa luz no sea suficiente para el vasto océano pero es más que lo era anteriormente. Las alas han crecido y son más fuertes que antes, sin caerme de la bici, yendo todo sobre ruedas.
El hambre del conocimiento es insaciable. Escalaré las montañas, veré desde otra perspectiva, cruzaré las sombras que ayer eran muros, volveré a subir por la angosta escalera sin caer en el segundo piso.

No hay propuestas sino energías para hacer mucho en el suspiro de un año. No importa si el castillo se desmorona por el oleaje y el hielo se desvanece, volveré a construir con la misma ilusión que antes.
Sin los lazos de la obligación ni ataduras que me impidan transformar todo lo que encuentro, hacer magia y ser viento.

Galopo controlando el caballo, transformo el paisaje a mi paso con pasión siempre buscando, creando, asombrándome y riendo.
Independiente, libre de las imposiciones estilistas, da igual como sea mi aspecto que siempre es hermoso. Enarbolo la bandera de la ilusión, salto por encima de los bravucones, siendo el amor el gran motor de la vida.

Soy feliz con quien soy, amado desde las entrañas y expando mi gran poder por los confines de mi pequeño mundo. Felicidad que abrasa el tener. Da igual que los Magos solo me traigan una cosa, carbón o un trozo de…

Se acordaron y el recuerdo es parte de ese amor que quema por dentro. No importa lo que tenga sino quien soy.

Me mueven códigos humanos y no materiales. Lejos estoy de la soga del noventa y nueve, del círculo funesto del que muchos cayeron por unas minúsculas piezas de cobre y unos papeles que pueden devaluarse.

No busco ser lo que ya soy, si las nubes negras cubriesen mi cielo seguiría mostrando el sol en mis labios sabiendo que al cabo de un tiempo estaré jugando con mis ángeles que me enseñaron con las manos vacías y el corazón rebosante.

A lo largo de este camino caeré muchas veces, me pintaré de marrón, soltaré agua salada, gotas rojas para caer en unos mullidos brazos dejando que otros labios limpien el cielo y el vestido mugriento se transformará en el más reluciente.

En medio de la tempestad, la pérdida y el dolor, el poder de la imaginación transformará mi mundo como esta imagen

Susana, acuérdate de quién eres, no olvides lo más importante. ¿Acaso asesinaste al infante o le dejaste encerrado en el calabozo? Aún puedes volver sobre los pasos, despojarte de las sanguijuelas, romper los lazos asfixiantes, soltar el lastre y salir del capullo para volver a volar viendo todo con limpieza, ilusión y alegría.
No lo olvides, disfruta del camino aunque no llegues a la meta, entre los recovecos se esconde lo que buscas.

Antes de marcharme, te dejo el cuento en este vídeo: https://www.youtube.com/watch?v=5egLxg_7mg0

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s