interrogantes

En este vasto mar hay innumerables garfios, algunos en la superficie; otros en la profundidad.
Los hay de colores claros, aquellos los escribió Rocío, ¡estos míos! Los más abundantes son de todos los que nos precedieron desde el origen del planeta. Nos cruzamos con ellos, los ignoramos, los creamos arrojándolos al agua con nuestro sello. Nos quedamos varados en algunos para resolverlos y transformarlos en ies.
Todos nos iluminan en nuestra travesía hasta la otra orilla. Desde que salimos a la luz nos los encontramos. Tantos esfuerzos por aclararlos son solo unas gotas en la inmensidad. Cada vez que matamos uno, crecen diez más.
Así es nuestra relación con ellos: siempre nos acompañan y si no los vemos, de vez en cuando los creamos. Nos ayudan a crecer, al cambio, a volver al punto de partida, a ir por otro camino. Siendo más pequeños, más los buscamos y al llegar a cierta edad creamos una barrera para evitarlos, los enterramos en nuestro cementerio, los ignoramos porque son molestos.
Ay! Si un día deciden romper su fabricación. El olvido nos los vuelve a lanzar y aquellos más profundos siempre los tenemos que afrontar.
Garfios queridos, lámparas, envenenados, sinceros, sombras incómodas e impulso de los barcos…
Nos visteis crecer y seguís con nosotros y al final estaís los más grandes a los que todos nos debemos enfrentar.

 

 

9946540-gran-interrogante-hecha-de-peque-os-signos-de-interrogaci-n-colores-del-arco-iris-foto-de-archivo

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s