encuentro profundo

Andando por el camino con los ojos de un niño, un fulgor a través de la pequeña abertura llama mi atención; dejando a un lado mi cabeza siento como esa imagen me atraviesa. Aunque deje por un tiempo eso atrás, no lo puedo sofocar porque es real. Es una invitación a entrar, solamente para mí que he visto ese lugar.
Mientras escucho junto al grupo el testimonio de una persona, retumba en mi alma esa llamada y cada vez suena, suena más fuerte la llamada a entrar. Escucho insistentemente “ven, ven”. A pesar de no haber visto nada por la estrechez de la apertura, ella sí que me vio y aunque todo parezca una locura, entraré. El pensamiento se ha quedado sin argumentos ante este misterioso acontecimiento y manifiesta su debilidad sin conocer como una fugaz visión tiene la fuerza de atravesar el corazón con una precisión de cirujano sin hacer ningún daño llegando a lo más profundo de mi ser; el alma guía mis pies hasta esa puerta mientras la curiosidad cubre mi cabeza porque no sé lo que me voy a encontrar. Una vez dentro del recinto, me quedo sin habla, los ojos del corazón ven lo más profundo de esa escena y me veo reflejado en ella. Las palabras no llegan a describir esta verdad, este amor que se refleja en la Piedad. El silencio habla a grandes voces de una historia viva, con algunos acontecimientos atroces, algunas heridas abiertas otras han sido curadas bajo la atenta mirada de la Madre. Mi corazón sabe lo que mi mente desconoce y en ese momento el Amor florece, mis entrañas se conmueven y reboso de agradecimiento.
Salgo de allí con grandes preguntar a formular y la certeza de que alguien me esperaba en aquel lugar, que me ha respondido sin saberlo a muchas cosas que he vivido; pero eso no es suficiente para el señor inteligente que quiere respuestas tangibles ante esta realidad invisible. Cuando encuentro a la señora del castillo, la veo rodeada de algunos de mis amigos. Las cuestiones que formulo tienen profundas y serias contestaciones, que abarcan a todas las personas y dejan entrever la fragilidad de cada ser. Antes de partir, sin esperar nada y asimilando todas las palabras, viene otra muestra de ternura y amor que se manifiesta en una bendición.
Al mirar al sol, confirmo que durante todo este peregrinar alguien me lleva de la mano con mucho tacto y cuidado, guiando mis pasos hacia el AMOR

sueño-con-una-luz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s